INICIO
 QUIÉN SOY
   
 CURSOS QUE DICTO
 CURSOS DEL MES
 BIOENERGO-TERAPIA
   
 INSTRUMENTOS DE RADIESTESIA
   
 MIS CLIENTES
   
 LECTURA AMENA
 NOTAS
 LINKS
   
 FOTOS
 AUDIOS
   
 TERAPEUTAS ENERGÉTICOS
   
 CONTACTARME
   
   

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com

  

NOTAS DE INTERÉS

  

En la Edad Media a los hombres les estaba prohibido realizar cualquier tipo de estudio sobre la mujer. En 1522, el doctor Wertt, de Hamburgo, se disfrazó de mujer para presenciar un parto y obtener información, pero fue descubierto y condenado a morir en la hoguera por su transgresión. "Malena" es uno de los tangos más famosos del poeta Homero Manzi. ¿Existió la tal Malena? Según parece, se trataba de Elena Torterolo, una cantante argentina radicada en Brasil que había tomado el nombre artístico de Malena Toledo. Manzi la conoció en un viaje y le prometió escribirle un tango.
El peso promedio de la jirafa es de mil doscientos kilos. Lío: del latín "ligare" (liar). Atar un paquete es "liar", por lo que ese paquete o bulto es un "lío". Las ropas mal acomodadas en un paquete o "lío" pasaron a relacionar "lío" con alboroto. A la misma raíz pertenecen "alianza" y "obligación" (estar atado a un deber).

Según pasan los años

Nos hemos acostumbrado a no llamar a las cosas por sus nombres. Preferimos el eufemismo antes que la denominación correcta. Decimos “negociado” cuando debiéramos decir “robo” y “estafa”. Decimos “faltó a la verdad” cuando lo correcto sería decir “mintió”. Y preferimos hablar de “edad avanzada” o “tercera edad” cuando realmente tendríamos que hablar de “ancianidad” o “vejez”.

¿Por qué ese temor a la palabra “vejez”? ¿Por qué el ocultamiento de la edad se estima como una manifestación de coquetería? ¿Cuál es la razón del miedo a las arrugas, las canas o la calvicie? Somos una sociedad que le teme a la vejez.

El ideal de nuestro mundo es el hombre joven de músculos firmes, atlético y vigoroso. Todos los medios difunden esa imagen y toda la sociedad parece convencida de su pertinencia. Pero, sin darnos cuenta, estamos haciendo una regresión histórica y volvemos a las concepciones paganas - griegas y romanas - en que el hombre era fundamentalmente cuerpo y el ideal era el dios Apolo.

Cuando las empresas necesitan emplear buscan jóvenes de menos de 30 años, a los que, absurdamente, se les pide “experiencia”. Contra esta corriente ni siquiera las estadísticas, a las que somos tan afectos, han podido hacer nada. Es en vano que demuestren que un hombre mayor de 40 o 50 años es más cumplidor en su trabajo, falta menos, toma menos vacaciones, rinde en forma pareja, etc. Todo esto parece no tener importancia en una sociedad que ve con temor todo lo que signifique vejez.

El sabio Salomón decía hace tres mil años: “La hermosura de los ancianos es su vejez”. Seguramente la sentencia es incomprensible para hombres y mujeres del presente que intentan continuamente borrar todas las marcas del paso de los años en su cuerpo, aún a costa de lucir esas ridículas máscaras de pómulos como pelotas de tenis y ojos con la expresión de “yo no fui”, que suelen proporcionarles los cirujanos plásticos.

En el pasado el anciano era el que acumulaba la sabiduría y se constituía por derecho propio, en el consejero natural de cada comunidad. El anciano era la memoria colectiva decantada por la serenidad que otorgaba el tiempo vivido. Por eso las nuevas generaciones encontraban en ellos respuestas a los problemas de la vida.

El mundo presente ha privilegiado el mercado, la competencia y la productividad. Se busca el conocimiento, pero se desdeña la sabiduría.

Volvimos a dar vigencia a una despiadada sentencia de Cicerón que calificó a los ancianos como “superfluos”, justificando su desatino con el argumento de que consumían sin producir.

La ética judeo cristiana nos rescató de esa insensata forma de pensar, para hacer que en occidente se valorizara y respetara al anciano. Hoy, en este proceso de desacralización de todas las cosas, volvemos a reflotar los conceptos decadentes que habíamos desechado. Cuando vemos la forma en que se trata a los ancianos, las magras pensiones con que se los quiere sostener, la postergación constante de sus derechos, etc.- no podemos menos que espantarnos ante una sociedad enferma de canibalismo.

Todos, quién esto escribe y usted estimado lector, vamos inexorablemente hacia la vejez. Todos estamos, como decía Heráclito de Efeso, colocados en la corriente del río del tiempo. No solo ocupamos un lugar en el espacio, sino que nos deslizamos por esa otra dimensión inasible que contabilizamos con relojes y calendarios, pero que no podemos dominar.

En el pasado, con un sentido trascendente de la existencia, se miraba a la vejez como una etapa de realización plena. Hoy, frivolizados y empobrecidos por la óptica humanista, carentes de sensibilidad espiritual, sumidos en una visión intrascendente de la existencia,  la vejez ha pasado a ser la antesala de la nada. Por eso asusta y se pretende conjurar de cualquier forma.

¿No sería más sensato recapacitar acerca del sentido que tiene la existencia y entender al hombre como un ser espiritual y trascendente? En ese rumbo encontraríamos la respuesta a un problema que ninguno puede sentir como ajeno.

Salvador Dellutri

El escorbuto es una enfermedad originada por la falta de vitamina C. Era muy frecuente entre las tripulaciones del pasado que realizaban largas travesías y no disponían entre sus alimentos de carne y legumbres frescas. El día de la madre se celebra en muchos países, aunque en diferentes fechas. Su implantación fue obra de Anna Iarvis, una maestra de EE.UU., que durante muchos años se dedicó a cuidar a su madre enferma, por lo que decidió no casarse nunca. Cuando la anciana falleció en 1905, Anna envió cartas al Congreso, sacerdotes, periodistas y funcionarios, solicitando la implantación de un día al año para evocar a las madres. Los gobernadores de algunos Estados recogieron la iniciativa que después se propagó a otros países. Anna falleció en 1944, a los 84 años, sola y sin familia, internada en un instituto.
Consumir ananá elimina las células muertas, rejuvenece y estimula la piel. Norma es de origen latino y significa "que tiene reglas de vida y conducta".

Cerrando círculos

Autor: Paulo Coehlo 

Cerrando puertas, cerrando capítulos, como quiera llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos.

Lo importante es poder dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó con su trabajo? ¿Se acabó la relación? ¿Ya no vive más en esa casa? ¿Debe irse de viaje?

¿La amistad se acabó? Puede pasarse mucho tiempo de su presente 'revolcándose' en los porqués, en devolver el cassete y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.

El desgaste va a ser infinito porque en la vida, usted, yo, su amigo, sus hijos, sus hermanas, todos y todas estamos abocados a ir cerrando capítulos.

A pasar la hoja. A terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir para adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué.

Lo que sucedió, sucedió. Y hay que soltar, hay que desprenderse.

No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.

No. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa.

Papeles por romper, documentos por tirar, libros por vender o regalar.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.

El pasado ya pasó. No espere que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que ”alguna vez se den cuenta de quién es usted”. Suelte el resentimiento, el prender “su televisor” personal para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Porque si usted anda por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción.

Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de “regresar” (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron.

¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo! Si no, déjelo ir, cierre capítulos. Dígase a usted mismo que no, que no vuelve. Pero no por orgullo ni por soberbia sino porque usted ya no encaja allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio, usted ya no es el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver.

Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo. Ni usted será el mismo ni el entorno al que regresa será igual porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.

Es salud mental, amor por usted mismo desprender lo que ya no está en su vida.

Recuerde que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque cuando usted vino a este mundo “llegó” sin ese adhesivo, por lo tanto es “costumbre” vivir pegado a él y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir. Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente se puede lograr porque, le repito, nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad.

Pero... cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacuda, suelte.

Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.

¡Esa es la vida!

 

El primer semáforo se utilizó en Londres en 1869. Era un farol de gas con un vidrio verde y otro rojo, que un policía mostraba a los conductores de carruajes para indicarles el paso o el "stop". Si el aliento a ajo o cebolla de su interlocutor le hace subir la presión, nada mejor para combatir la hipertensión que comer ajo y cebolla.
La palabra "sucursal" deriva del latín "Succursus" (socorro). Se aplica a las entidades que auxilian o secundan a una casa matriz. El calendario romano comenzaba en marzo, llamado así en honor a "Martius" (Marte), el dios de la guerra. Luego abril del latín "aprilis", derivado de "aperio" (abrilr), esto es el mes de los brotes (primavera en el hemisferio norte). Mayo provenía de "maius" (mayor), el mes de desarrollo de las plantas. Junio, por "Junius" (la diosa Juno). De allí en adelante los meses eran llamado quinto, sexto, hasta el décimo. Como la modificación se hizo por orden de Julio César, el mes quinto se denominó Julio, por su inspirador; el sexto fue "augustus" por Augusto; el séptimo continuó siendo "séptimus" (septiembre), "octavus" (octubre); "nonus" (noviembre) y "decimus" (diciembre). Enero, en latín "januarius", mes del dios Jano y febrero de "februarius", derivado de "februare" (purificador), mes de las purificaciones.

Principio 90/10
 

Descubre el Principio 90/10 Cambiará tu vida (al menos la forma en como reaccionas a situaciones)

¿Cuál es este Principio? El 10% de la vida está relacionado con lo que te pasa el 90% de la vida está relacionado por la forma en como reaccionas.

¿Qué quiere decir esto? Nosotros realmente no tenemos control sobre el 10% de lo que nos sucede.

No podemos evitar que el carro se descomponga, que el avión llegue tarde lo cual tirará por la borda todo nuestro plan. Un automovilista puede obstaculizarnos en el tráfico.

No tenemos control de este 10%. El otro 90% es diferente. Tú determinas el otro 90%.
¿Cómo?... Con tu reacción.

Tú no puedes controlar el semáforo en rojo pero puedes controlar tu reacción. No dejes que la gente se aproveche de ti. Tú puedes controlar como reaccionas.
Usemos un ejemplo…

Estás desayunando con tu familia. Tu hija tira una taza de café y chispea tu camisa de trabajo. Tú no tienes
control sobre lo que acaba de pasar. Lo siguiente que suceda será determinado por tu reacción.

Tú maldices. Regañas severamente a tu hija por que te tiró la taza encima. Ella rompe a llorar. Después de regañarla te volteas a tu esposa y la criticas por colocar la taza demasiado cerca de la orilla de la mesa. Y sigue una batalla verbal. Tú vociferando subes arriba a cambiarte la camisa. Cuando bajas de regreso encuentras a tu hija demasiado ocupada llorando terminándose el desayuno y estar lista para la escuela. Ella pierde el autobús.

Tu esposa debe irse inmediatamente para el trabajo.
Tu te apresuras al carro y llevas a tu hija a la escuela.
Debido a que tú ya estas atrasado manejas 40 millas por hora en una velocidad máxima de 30 millas por hora.

Después de 15 minutos de retraso y obtener una multa de tráfico por $60.00llegas a la escuela. Tu hija corre a la escuela sin decirte adiós. Después de llegar a la oficina 20 minutos tarde te das cuenta que se te olvidó el maletín. Tu día empezó terrible. Y parece que se pondrá cada vez peor. Ansías llegar a tu casa.

Cuando llegas a tu casa encuentras un pequeño distanciamiento en tu relación con tu esposa y tu hija.
¿Por qué? Debido a cómo reaccionaste en la mañana.
¿Por qué tuviste un mal día?

B) ¿Tu hija lo causó?
C) ¿El policía lo causó?
D) ¿Tú lo causaste?
A) ¿El café lo causó?

La respuesta es la “D”.

Tú no tenías control sobre lo que pasó con el café. La forma en cómo reaccionaste esos 5 segundos fue lo que causó tu mal día.
Te presento lo que debió haber sucedido.

El café te chispea. Tú hija está a punto de llorar. Tú gentilmente le dices: “está bien cariño, sólo necesitas tener más cuidado la próxima vez. Después de agarrar una camisa nueva y tu maletín regresas abajo y miras a través de la ventana y ves a tu hija tomando el autobús. Ella voltea y te dice adiós con la mano.
¿Notas la diferencia?

Dos escenarios diferentes. Ambos empezaron igual.
Ambos terminaron diferente. ¿Por qué?
Tú realmente no tienes control sobre el 10% de lo que sucede. El otro 90% se determinó por tu reacción.

Aquí están algunas formas de aplicar el Principio 90/10. Si alguien te dice algo negativo acerca de tino lo tomes muy a pecho. Deja que el ataque caiga como el agua sobre el aceite. No dejes que los comentarios negativos te afecten.
Reacciona apropiadamente y no arruinará tu día. Una reacción equivocada podría resultar en la pérdida de un amigo, ser despedido, te puedes estresar, etc.

¿Cómo reaccionar si alguien te interrumpe en el tráfico?¿pierdes tu carácter?¿golpeas sobre el volante? (a un amigo mío se le desprendió el volante)¿maldices?¿ te sube la presión?
¿A quién le preocupa que llegues 10 segundos tarde al trabajo?¿por qué dejar que los carros te arruinen el viaje?

Recuerda el Principio 90/10 y no te preocupes de eso.
Tú has dicho que perdiste el empleo.
¿Por qué perder el sueño y ponerte enojado? No funcionará. Usa la energía de preocupación y el tiempo para encontrar otro trabajo.

El avión está atrasado. Va a arruinar la programación de tu día. ¿Por qué manifestar frustración con el encargado de la aerolínea? Él no tiene control de lo que está pasando.
Usa tu tiempo para estudiar, conocer a otros pasajeros¿por qué estresarse? Eso hará que las cosas se pongan peor.

Ahora ya conoces el Principio 90/10. Aplícalo y quedarás maravillado con los resultados. No perderás nada si lo intentas. El Principio 90/10 es increíble. Muy pocos lo conocen y aplican este principio.
¿El resultado?

Millones de personas están sufriendo de un estrés que no vale la pena, sufrimientos, problemas y dolores de cabeza. Todos debemos entender y aplicar el Principio 90/10.
¡Puede cambiar tu vida!
Disfruta...

Autor: Stephen Covey

La ciudad de Pisa fue fundada en el siglo VI a JC., territorio antes habitado por ligures y después por los etruscos. Aliada de Roma, se transformó en ciudad de importantes actividades marítimas, que le otorgó prestigio y beneficios económicos como República Marinera. Alcanzó su esplendor en el siglo XII, época en que se inició la construcción del Conjunto Monumental, Catedral, Baptisterio, Campanario y Campo Santo. Toda la obra es de una delicada belleza, pero su fama se debe a la inclinación del Campanario, producto del aflojamiento del terreno. Desde el último piso, el séptimo, Galileo Galilei hizo sus experimentos de la caída de los cuerpos. Los límites del mar Caspio han retrocedido a través de los años debido a la gran evaporación de agua.
En junio de 1995 una misión de la NASA debió ser anulada al descubrirse que una pareja de pájaros carpinteros había hecho su nido en uno de los propulsores de la nave. Hacia fines del siglo XIX no existía la odontología y los infelices que padecían un dolor no tenían otra solución que recurrir al "sacamuelas" para terminar con el martirio. Antes de ello recurrían a todo tipo de artilugios para calmar los punzantes alfileretazos: apoyarse la panza fría de un sapo, hacer buches con agua de aceitunas, ponerse granos de salmuera y ante la inutilidad de todo ello terminaban por resignarse. Los "sacamuelas" eran ambulantes y recorrían los pueblos con un carruaje que servía de sala operatoria. Los más avispados iban acompañados por músicos que, mientras el falso dentista hacía su trabajo, tocaban a todo volumen para tapar los gritos del paciente. También los barberos se dedicaron a este menester, ya con domicilio fijo.

INSTRUCCIONES PARA UNA VIDA


Ten en cuenta que los grandes amores y logros entrañan un gran riesgo.
Si pierdes, no pierdas la lección.
Aplica las tres erres:

  • Respétate a ti mismo,

  • Respeta a los demás, y

  • Responsabilízate de tus acciones.

Recuerda que, a veces, no conseguir lo que quieres es un maravilloso golpe de suerte.
Aprende las reglas para que sepas incumplirlas cuando conviene.
No permitas que una pequeña discusión empañe una gran relación.
Cuando te des cuenta de que has cometido un error, toma inmediatamente las medidas necesarias para corregirlo.
Pasa algún tiempo solo todos los días.
Abre tus brazos al cambio, pero no abandones tus valores.
Recuerda que, a veces, el silencio es la mejor respuesta.
Vive una buena vida honrada. Después, cuando seas mayor y mires hacia atrás, serás capaz de disfrutarla de nuevo.
Un entorno de amor en tu hogar es la base de tu vida.
Cuando no estés de acuerdo con tus seres queridos, preocúpate únicamente por la situación actual. No hagas referencias a anteriores disputas.
Comparte tus conocimientos. Es la forma de lograr la inmortalidad.
Sé bueno con la Madre Tierra.
Una vez al año, acude a un lugar al que nunca hayas ido antes.
Recuerda que la mejor relación es aquella en la que el amor mutuo es mayor que la necesidad mutua.
Juzga tu éxito en función de aquello a lo que has renunciado para conseguirlo.
Ama y cocina con absoluto derroche.


DALAI LAMA

 

Lío: del Latín "ligare" (liar). Atar un paquete es "liar", por lo que ese paquete o bulto es un "lío". Las ropas mal acomodadas en un paquete o "lío" pasaron a relacionar "lío" con alboroto. A la misma raíz pertenecen "alianza" y "obligación" (estar atado a un deber). Miguel es de origen hebreo y significa "semejante a Dios".

Si un ser humano se posara en la superficie de Venus su sangre herviría; si lo hiciera en Marte, se congelaría.

Joaquín es de origen hebreo y significa "Dios lo prepara y le da firmeza".

Existe el cielo y el infierno?

Un guerrero, un samurai, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y le preguntó: "¿Existe el infierno? ¿Existe el cielo? ¿Dónde están las puertas que llevan a ellos? ¿Por dónde puedo entrar?".

Era un guerrero sencillo. Los guerreros siempre son sencillos, sin astucia en sus mentes, sin matemáticas. Sólo conocen dos cosas: la vida y la muerte. El no había venido a aprender ninguna doctrina; sólo quería saber dónde estaban las puertas, para poder evitar la del infierno y entrar en el cielo. Hakuin le respondió de un amanera que sólo un guerrero podía haber entendido.

"¿Quién eres?", le preguntó Hakuin.

"Soy un samurai", le respondió el guerrero. En Japón, ser un samurai es algo que da mucho prestigio. Quiere decir que se es un guerrero perfecto, un hombre que no dudaría un segundo en arriesgar su vida. "Soy un samurai, un jefe de samuráis. Hasta el Emperador mismo me respeta", dijo.

Hakuin se rió y contesto: "¿Un samurai, tú? Pareces un mendigo".

El orgullo del samurai se sintió herido y olvidó para qué había venido. Saco su espada y ya estaba a punto de matar a Hakuin cuando éste le dijo": Esta es la puerta del infierno. Esta espada, esta ira, este ego, te abren la puerta".

Esto es lo que un guerrero puede comprender. Inmediatamente el samurai entendió. Puso de nuevo la espada en su cinto y Hakuin dijo: Aquí se abren las puertas del cielo".

El cielo y el infierno están dentro de ti. Ambas puertas están dentro de ti. Cuando te comportas de forma inconsciente, estás a las puertas del infierno; cuando estás alerta y consciente estas en las puertas del cielo.

La mente es el cielo, la mente es el infierno y la mente tiene la capacidad de convertirse en uno de ellos. Pero la gente sigue pensando que existe en alguna parte, fuera de ellos mismos… El cielo y el infierno no están al final de la vida, están aquí y ahora. A cada momento las puertas se abren…en un segundo se puede ir del infierno al cielo, del cielo al infierno.


 

Elisa es de origen hebreo y significa "el juramento de Dios". El acre es una medida inglesa de superficie. Equivale a cuarenta áreas y fracción. (El área es un cuadrado de 10 metros de lado.) Un acre era el terreno que una pareja de bueyes podía arar durante un día de labor, o sea cuatro mil metros cuadrados, aproximadamente.
Los huskies, esos perros con apariencia de lobo, de ojos azules y mirada penetrante, presentan dos rasgos que lo diferencian de otras razas: no ladran y cuando se les moja el pelo, no despiden ese característico "olor a perro". Son muy dóciles y cariñosos con los niños. Entre las abejas también hay espionaje. Hay hembras que ponen huevos en nidos ajenos y, al nacer las larvas, éstas destruyen los huevos de las dueñas del nido, devorando las provisiones que las obreras almacenaron.

El sabio hacedor de milagros

 
Tres personas iban caminando por un bosque: un sabio con fama de hacer milagros un rico terrateniente del lugar y detrás de ellos y escuchando la conversación un joven alumno del sabio.
Aprovechando que estaba en presencia del sabio, el poderoso terrateniente le dijo:
- Me han dicho en el pueblo que eres muy poderoso que incluso puedes hacer milagros.
A lo que el sabio le respondió:
- Soy una persona vieja y cansada. ¿Cómo crees que podría hacer milagros?
Pero el hacendado insistió:
- Me han contado que sanas a los enfermos, restituyes la vista a los ciegos y vuelves cuerdos a los locos.
Esos milagros sólo los puede hacer alguien muy poderoso.
 
A lo que el sabio repuso:
- ¿Te referías a eso? Pues bien, tú lo has dicho: esos milagros sólo los puede hacer alguien muy poderoso no un viejo como yo. Esos milagros los realiza Dios yo sólo pido que se conceda un favor para el enfermo.
Todo el que tenga la fe suficiente en Dios puede hacer lo mismo.
Pero el hombre con fortuna le pidió:
- Quiero tener la misma fe para poder realizar los milagros que haces. Muéstrame un milagro para que pueda creer en tu Dios..
- Esta mañana ¿volvió a salir el sol?-le preguntó el sabio.
- ¡Sí, claro que sí!
- Pues ahí tienes un milagro. El milagro de la luz.
 
- No, yo quiero ver un VERDADERO milagro -protestó el hombre rico: oculta el sol, saca agua de una piedra.
Mira: hay un conejo herido junto al camino. Tócalo y sana sus heridas.
El sabio le volvió a preguntar:
- ¿Quieres un verdadero milagro? Bien. ¿No es verdad que tu esposa acaba de dar a luz hace algunos días?
- ¡Sí! Es varón y es mi primogénito.
- Ahí tienes el segundo milagro. El milagro de la vida.
 
- Sabio -replicó el terrateniente- tú no me entiendes. Quiero ver un verdadero milagro.
Y el sabio inquirió:
- ¿Acaso no estamos en época de cosecha? ¿No hay trigo y sorgo donde hace unos meses sólo había tierra?
- Sí -respondió el hombre rico-igual que todos los años.
- Pues ahí tienes el tercer milagro.
 
- Creo que no me he explicado lo que yo quiero...
Pero antes de que pudiera terminar el sabio lo interrumpió:
- Te has explicado bien. Yo ya hice todo lo que podía hacer por ti. Si lo que encontraste  no es lo que buscabas, lamento desilusionarte.
 
Luego de escuchar estas palabras el poderoso terrateniente se retiró muy contrariado por no haber encontraba lo que buscaba.
 
El sabio y su alumno se quedaron parados a un lado y cuando él ya estaba muy lejos y ya no podía verlos el sabio levantó al conejo sopló sobre él y sus heridas quedaron curadas.
 
El joven estaba algo desconcertado:
 
- Maestro te he visto hacer milagros como éste casi todos los días. ¿Por qué te negaste a mostrarle uno al caballero? ¿Por qué lo haces ahora que no puede verlo?
 
El sabio demostró su sabiduría una vez más:
- Lo que él buscaba no era un milagro, era un espectáculo. Le mostré tres milagros y no pudo verlos. Para ser rey antes hay que ser príncipe, para ser maestro antes hay que ser alumno. No puedes pedir grandes milagros si no ahas aprendido a valorar los pequeños prodigios cotidianos. El día en que aprendas a reconocer a Dios en ellos ese día comprenderás que no necesitas más milagros que los que Dios te da todos los días sin que tú se los hayas pedido.
 
 
Graciela E. Prepelitchi
La felicidad es un bien que se multiplica al ser dividido
(11) 15 6674 8312

Edgard Rice Burroughs nació en Chicago, en 1875. De joven sintió la necesidad de escribir, aunque para vivir debió realizar diferentes trabajos. Fue vaquero, vendedor, ferroviario y buscador de oro. Ya casado, por fin le publicaron un cuento en una revista y tras rechazarle otro, le aceptaron un relato que tuvo un éxito fulminante: "Tarzán de los monos". La novela fue llevada al cine y traducida a cincuenta idiomas, incluido el braile y esperanto. Ambientó a su célebre personaje en África, sin haber salido nunca de EEUU. Falleció en 1950, dueño de una fortuna. Ricardo I, rey de Inglaterra en 1189, fue más conocido como "Corazón de León". Al suceder a su padre en el trono comenzó a organizar una Cruzada contra los sarracenos para liberar Tierra Santa. Preparó un ejército de 8.000 hombres y 300 naves, emprendiendo lo que sería la Tercera Cruzada. Su valor en la lucha le valió el mote que lo hizo popular. A su regreso fue tomado prisionero por el rey Leopoldo I de Austria, quien lo entregó al emperador Enrique IV de Alemania. Fue liberado tras el pago de un cuantioso rescate y regresó a su país para enfrentarse con su hermano Juan Sin Tierra, quién había usurpado el trono durante su ausencia. Su casamiento con la reina Berengaria, había sido sólo formalmente, pues era homosexual y no dejó descendencia. Los ingleses lo consideran como el mejor de sus reyes, convirtiéndolo en un símbolo legendario.
En los tiempos de Hipócrates se suponía que el dedo anular izquierdo estaba directamente ligado al corazón, a causa de las venas que lo rodean. Por eso la alianza se lleva en ese dedo. -  Tertulia: reunión de gente que se encuentra para conversar; localidad alta de un teatro. En el Madrid del siglo XVII, los más ilustrados citaban en sus reuniones al teólogo Tertuliano, de allí que tales encuentros fueran llamados "tertulias". De allí pasó a la ubicación del teatro al que concurrían los intelectuales sin dinero.

LOS TRES ÚLTIMOS DESEOS DE ALEJANDRO EL GRANDE

Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:

  1. Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los mejores médicos de la época.
  2. Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas), fueran esparcidos por el camino hasta su tumba, y...
  3. Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos.

Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones.

Alejandro le explicó:

  1. Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos NO tienen, ante la muerte, el poder de curar.
  2. Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.
  3. Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que venimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que es el tiempo.

Gracias, Liliana Rebollo

La estatuilla del "Oscar", tiene un costo aproximado de 150 dólares. En diciembre de 1993, la familia de Vivien Leight remató el que ésta ganara por "Lo que el viento se llevó", en la suma de 563.500 dólares. Isidro es de origen griego y significa "regalos de Dios".
El nombre de Febrero deriva del latín "febrarius" y éste de "februare" (purificar). Éste era el mes de las purificaciones. Lucía es de origen latino y significa "luz, nacida al amanecer".

¿ESTO... ES REIKI?

Suelen preguntarme en los cursos de Bioenergía, si lo que les enseño es Reiki. Yo siempre respondo lo mismo... Pónganle el nombre que más les guste, de última, todo es energía.

El tema de saber si lo que uno está aprendiendo es Reiki, Bioenergía o lo que se les ocurra, tiene que ver con el snobismo de las personas. Hoy está de moda el Reiki como en otra época fue la curación por imposición de manos de los Carismáticos,  etc. Pero como dice un viejo cuento sufí "... esto también pasará".

Hace unos años conocí a una persona que hacía entre otras cosas, Reiki, Regresiones y Canalizaciones. En una sesión en donde hacía canalizar a una persona y mientras le consultaba a sus guías sobre sanaciones, les hizo la siguiente pregunta:
-"Eso es Reiki?" y la respuesta no se hizo esperar...
-"Qué es Reiki? Para nosotros, todo es energía. Son Uds., los seres humanos, los que siempre le ponen nombre a las cosas."

Ya sea que la información haya sido de un maestro, o de la imaginación de la persona que estaba siendo canalizada, lo cierto es que la respuesta me ha hecho reflexionar bastante. Y a partir de entonces, cada vez que me preguntan si lo que hago es Reiki, digo: "Puede ser Reiki como también puedo llamar al Reiki, Bioenergía, ya que siempre estamos utilizando energía de vida. El nombre es lo de menos, pero si querés, llamalo como quieras.

DANIEL PERALTA

BIFE: del inglés "beef-steak". Fue tomado por los españoles como "bistec" por su similitud fonética. En una nueva deformación se convirtió en "bife", con la llegada de los españoles a América. La Tierra tarda 365 días y fracción en cumplir su órbita alrededor del Sol. Esto es un año solar. El año solar de Plutón es de 248 años de los nuestros.
Un trozo de apio produce menos calorías que las necesarias para consumirlo. Los batracios habitan nuestro planeta desde hace doscientos millones de años.

CROMAÑON

LA PUNTA  DEL  ICEBERG

Raspando apenas la superficie de las distintas áreas de nuestra sociedad, van apareciendo innumerables “CROMAÑONES”, revelando que este hecho luctuoso que le quitó la vida a ciento noventa y un jóvenes, no es otra cosa que un emergente trágico producto de la irresponsabilidad humana, motivo por el cual les propongo hacer un análisis de las causas que nos llevan a actuar tan desaprensivamente.

Comencemos por tener presente que “permisivo” y “complaciente” no tiene el mismo significado. El primer concepto se refiere a otorgar o negar permiso, el segundo responde a la idea “hagan lo que quieran”. En términos populares, el tan difundido “Está todo bien”.

Desde siempre la gran mayoría de la masa ciudadana ensaya esta última respuesta confiados o a la espera que los “otros hagan algo”, o creyendo, en el último de los casos que lo que no anda bien va a cambiar por si solo en algún momento; sólo es cuestión de tiempo. Considerando la capacidad de “anticipación”, el elemento básico que antecede  a la “Prevención”; lo primero determina lo segundo, la ausencia del primero impide la construcción  de medidas preventivas. Este asunto que tiene que ver con “criticar” o dicho de otra manera cuestionar la realidad con intención de modificarla sufre tal deterioro ciudadano que sólo se critica al que critica con términos que van desde “buchón” hasta “botón”, sin que se tenga conciencia que tal actitud da lugar al “No te Metas” concepto por demás  popularizado tiempo atrás, ejercido al máximo durante el proceso, a la espera  que las fuerzas armadas pusieran “ORDEN”, según sus métodos; el resultado lo conocemos todos los Argentinos, dejarlos hacer nos costó treinta mil desaparecidos. Tal parece que no aprendimos de la experiencia, olvidada en el discurso pero presente en los hechos ¿dónde quedó el “NUNCA MAS”?.

De lo expuesto  podemos empezar a deducir que si la capacidad de anticipación está fuera de la conciencia social no pueden implementarse medidas preventivas adecuadas. Este fundamento benigno desactivado condena al individuo a sufrir las consecuencias de lo no calculado. Lo más notable es que ni siquiera en tales momentos de dolor se llega a descubrir el error. En su lugar y en forma reiterada las reacciones adoptan la modalidad del reproche, las acusaciones, los insultos, poniendo la culpa en los otros, omitiendo la propia. Este disparate está estrechamente relacionado con la nota publicada en esta revista, la edición anterior, donde hago referencia a las “CREENCIAS” afirmando “Lo que creo define mi realidad”, “Mi realidad define mis acciones” “Mis acciones definen mis resultados”. Es decir que los resultados que voy obteniendo en la vida están basados en las creencias que tengo. Estos juicios son válidos tanto para ser aplicados en forma individual como a nivel social. Continuar insistiendo en sostener estas “Creencias” es como querer salir del fondo de un pozo tirándonos de los pelos. Mas allá que Ud. esté o no de acuerdo con estas opiniones, seguramente consideramos en que asumir una actitud crítica no resulta simpático. Esto no es un hecho menor, por el contrario, este aparente pequeño detalle es a mi entender la base en donde se apoya generalizadamente nuestra conducta individual y social.

La falta de ejercicio en la crítica, la puesta de límite nos pone en aprietos cuando nuestro ocasional interlocutor, entre molesto y desafiante nos pregunta ¿por qué esto sí, y esto no?. Esto sucede en los mejores casos. Lo más habitual es tener que soportar la acusación de ser discriminadores o represores, y como este tipo de respuestas están de moda, cada vez somos menos los que nos animamos a ejercer este derecho. Pero no se ponga contento, las mencionadas no son las únicas respuestas, existen otras que aparentemente se dan por ciertas. De estas otras nos habla el Dr. Carlos A. Nino en su libro “Un país al margen de la Ley”, publicado en 1992. En él señala por ejemplo: “En la encuesta informal realizada entre estudiantes el 40,4% de los encuestados contestó que la gente arroja papeles por la calle porque no le importa que la ciudad esté sucia. Exactamente el mismo porcentaje respondió que la gente no asocia la circulación fluida  por la ciudad con el cumplimiento de las normas de tránsito. Estos elementos de juicio confirman la impresión inicial de que la Argentina sufre grados de ilegalidad y anomia realmente significativos. Así es que un 37,83% de encuestados declaró que la razón por la cual los automovilistas no cumplen con las reglas de tránsito es “porque nadie las respeta” y el 15% confesó que él mismo pagaría  una coima, tiraría basura en medio de la vereda, evadiría un impuesto, dejaría el auto mal estacionado o realizaría cualquier otra conducta contraria a la ley “Porque igual todos lo hacen”. Esta modalidad de justificarse con frases hechas pretende reemplazar la respuesta responsable que debería darse. La “viveza criolla” impone la sentencia : “HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA”.

Cometeremos un grosero error si seguimos creyendo que lo señalado más arriba como tirar papeles en la calle es un hecho menor, en realidad es una trivialidad comparado con otros pero prepara el terreno que lleva a desembocar en la tragedia.

Las estadísticas dejan de ser sólo números cuando nos revelan cientos de víctimas que pierden la vida año tras año, causadas por exceso de velocidad, picadas, no usar  el cinturón de seguridad, avanzar con el semáforo en rojo, etc, etc.

Esta cuestión que tiene que ver con lo que se “DEBE” y con lo que “NO SE DEBE” hacer, permanece peligrosamente desactivada en nuestra sociedad manteniendo una constante de absurda insensatez.

No es verdad por ejemplo que los Argentinos no tenemos memoria, lo cierto, es que cada vez que tenemos que confrontar con una situación conflictiva creemos que el mejor modo de hacerlo es bajo la actitud de ALEJARNOS de lo que hemos de resolver. Esto nos lleva a que en lugar de encarar y solucionar conflictos, tendemos a evitarlos a postergarlos. De este modo nos damos permiso para no asumir y enfrentar la responsabilidad de exponernos; alguna vez frustrados y todas las contingencias a las que debemos exponernos. No nos metemos de cabeza a luchar por lo que queremos por temor a FRACASAR dejando pasar los momentos oportunos, las medidas claves y actuamos ya sea demasiado tarde o en forma inadecuada, lo que nos lleva a un nuevo fracaso que nos predispone para el próximo ciclo a repetir la misma secuencia.

Dicho brevemente,  el miedo al FRACASO no nos permite cambiar el rumbo optamos entonces por creer que vamos a “zafar” o “salvarnos”, por eso utilizamos buena parte de nuestro tiempo para ver “QUE” o “COMO” lo hacemos.

Las cosas no nos pasan, las hacemos o no las hacemos y sólo nosotros somos los responsables de los resultados que obtenemos .

La función crítica, preventiva puesta de límites obra en nuestra estructura de personalidad, ni siquiera es necesario decidirla, sólo basta con activarla. Cuando esta capacidad es aplicada correctamente puede ser sostenida en el tiempo y “PROTEGE”, a quien la internaliza, de peligros reales e inminentes. A cuento de esto último, sabiendo las desprotecciones a las que están inmersos nuestra generación de jóvenes, no resulta suficiente en el caso puntual de los “boliches bailables” el control previo posterior de los mismos, será necesaria la presencia durante el desarrollo del espectáculo de personal adulto, responsable, dotado de autoridad suficiente para suspender el evento si a su juicio las circunstancias así lo requieren. Estos encargados serán los responsables  directos de todo lo que acontezca deberán responder por ello. De igual modo resultará imprescindible replantear los horarios de entrada y salida a esos locales, como así también la duración, más allá de la conveniencia económica que sólo beneficia a los organizadores. Como cité al principio, nuestra sociedad al desnudo muestra su involución a través de innumerables “CROMAÑONES” que crecen, se extienden como metástasis  destruyendo todo a su paso.

Dejar a cargo de otros la seguridad de la propia vida y la de nuestros hijos es sin duda una actitud desaprensiva. Si nuestros representantes carecen de idoneidad o no aportan ideas innovadoras que justifiquen su cargo, no deleguemos en ellos lo que no son capaces de resolver. La Constitución Nacional dice: “El pueblo no delibera ni gobierna  sino a través de sus representantes” pero no dice que no podamos opinar y criticar la falta de controles eficaces por parte de los funcionarios de turno.

Dentro de los procedimientos que conducen a un mismo fin en este caso el terreno de las ideas, será conveniente tener más cuidado en adoptar muletillas de los llamados “formadores de opiniones” que desde un espacio radial, televisivo o escrito por ejemplo, afirman que los argentinos somos así, otro más de los disponibles generalizados sumados a la agenda popular.

“Uno solamente es aquello que no puede cambiar de sí mismo”, lo cual nada tiene que ver con la conducta que puede ser modificada cuando es inconducente. Las normas establecidas están para cumplirlas. Si le parecen injustas, inapropiadas o incompletas,  discútales, es su derecho. Pero hasta tanto no sean modificadas, cúmplalas. Es su deber.

Active al máximo la función del Padre, teniendo presente su condición nutritiva pero también crítica. La primera es continente, la segunda protectora. La carencia de cualquiera de estos dos factores determina el avanzado deterioro en el plano educativo tanto familiar como institucional, alcanzando niveles máximos, provocando la  desaparición de “Códigos” que no son otra cosa que el acuerdo colectivo al respecto de no avanzar más allá de determinados límites. Esta particularidad se nota en el accionar cada vez más sádico de los delincuentes, pero no tenemos que perder objetividad creyendo que no forman parte de nuestra sociedad, quiero decir que no me estoy refiriendo solamente a los violadores o a los secuestradores. La pasividad complaciente ha permitido la penetración en todos y cada uno de los ámbitos, partiendo del núcleo familiar hasta contaminar el área educativa e invadiendo los espacios más elevados  y privilegiados del poder. Las fuerzas de seguridad cada vez menos comprometidas con lo que se espera de ellas para cumplir y hacer cumplir aquellos para lo que fueron designadas cierra el círculo dentro del cual corrupción y la impunidad crecen y se desarrollan a su antojo. Este es a mi juicio el panorama más siniestro, de sombrío pronóstico  que muestra la falta de contenidos edificantes, base sustancial de cualquier pueblo civilizado .

Las causas que nos han llevado a obtener los resultados que están a la vista, DELEGAR  Y COMPLACER  son los dos factores primordiales que van en contra de una sociedad organizada. No se puede vivir en comunidad dejando de lado los valores .

Antes de fijarse en el otro la cosa debe empezar por mí. Sólo así con este ejercicio personal se puede empezar a reestablecer conductas adecuadas, saludables para recomponer esta sociedad en franco proceso de descomposición. Hacer siempre lo mismo buscando lograr algo distinto es “Jugar a estúpidos”, pensar otras respuestas es el desafío. Promover un proceso de discusión colectiva es el propósito que pretende esta nota. Lo cual  significa avanzar más allá identificar y sancionar a los responsables  directos  de esta tragedia. En mayor o menor grado todos los Argentinos somos responsables de lo que ocurrió en nuestro país, por acción u omisión y sólo de nosotros depende la posibilidad de evitar la aparición de “CROMAÑONES”.

El maestro llevaba semanas  en estado de coma, en su lecho de muerte, inopinadamente un día abrió los ojos y vio que estaba allí su discípulo predilecto “Tu nunca te alejas de mi cabecera, ¿no es verdad? Musitó apagadamente.

_No Maestro. No podría

_ ¿Porqué?

_Porque tu eres la luz de mi vida

El Maestro suspiró y dijo:

_ ¿Hasta qué punto te he deslumbrado, hijo mío, que aún te niegas a ver la luz que hay en ti”

Hay que ser iluminado, no seguir a los iluminados. Por lo tanto:

No permitas que lo que no puedas hacer, interfiera en lo que sí puedas hacer.

 

LIC. JUAN JOSÉ CASTAÑARES

   

Dorotea es de origen griego y, al igual que Dora, significa "presente de los dioses".

Marruecos (en árabe, Marrakech), data del siglo XI. Fue fundada por los nómades del desierto, que allí establecieron un campamento para pernoctar. Los nómades eran hombres violentos y los nativos bautizaron al campamento con el nombre de Marrakech (pasa de largo), porque era prudente alejarse de allí. Más adelante, se transformó en mercado, se plantaron palmeras y se construyeron las murallas de doce kilómetros de longitud.

El queso "cottage" se llama así porque en la Europa medieval, los granjeros lo hacían en sus casas o cottagges.

En la carrera automovilística de 1895 entre París y Burdeos fueron presentadas por primera vez las ruedas con neumáticos, empleados por André Michelín. Con su hermano Edouard se convirtieron en el principal proveedor de neumáticos de Europa. En 1900 lanzaron la primera "Guía Michelín de turismo" con todos los lugares de interés de Francia, con la que dieron origen a los símbolos y el nivel de estrellas de los hoteles y restaurantes hoy utilizados.

   

 

¿Cómo nace un paradigma?

 

Un grupo de cientistas colocó cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de bananas. Cuando un mono subía la escalera para agarrar las bananas, los cientistas lanzaban un chorro de agua fría sobre los que quedaban en el suelo. Después de algún tiempo, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo molían a palos.

Pasado algún tiempo más, ningún mono subía la escalera, a pesar de la tentación de las bananas.

Entonces, los cientistas sustituyeron uno de los monos.

La primera cosa que hizo fue subir la escalera, siendo rápidamente bajado por los otros, quienes le pegaron. Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la escalera. Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo. El primer sustituto participó con entusiasmo de la paliza al novato. Un tercero fue cambiado, y se repitió el hecho. El cuarto y, finalmente, el último de los veteranos fue sustituido.

Los cientistas quedaron, entonces, con un grupo de cinco monos que, aun cuando nunca recibieron un baño de agua fría, continuaban golpeando a aquel que intentase llegar a las bananas.

Si fuese posible preguntar a algunos de ellos por qué le pegaban a quien intentase subir la escalera, con certeza la respuesta sería:

"No sé, las cosas siempre se han hecho así, aquí..." ¿Les suena conocido?

No perdamos la oportunidad de pensar por qué nos golpean, o por qué pensamos las cosas de una manera cuando podríamos hacerla de otra.

 

"Es más fácil desintegrar un átomo que un preconcepto" 

(Albert Einstein).

 

NOTA: Si bien el tema ya lo conozco, la presente nota ha sido tomada de una revista digital escrita por Gustavo Fernández (gusfernandez21@yahoo.com.ar) cuyo tema trata sobre los Iluminati.

Si deseás copiar este u otros temas que se irán publicando oportunamente, agradecería que citaras la fuente.

 

Daniel Peralta

 

  

  ¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com